oa-200Mi producción ha venido desarrollándose durante años en dos caminos paralelos: uno de acuerdo con mi formación como diseñador gráfico, con rigor y una autoría invisible; otro más salvaje y gestual entroncado con mis inicios en el mundo del graffiti. En ambos, he garabateado siempre. Una investigación y documentación que se traduce en intervenciones en las que, más que nunca, la palabra pintada toma significados múltiples. En espacios públicos o privados, la autoría de esos proyectos dialoga intencionadamente con la de los mensajes más básicos.